TOMO VIII

Sábado 17 de noviembre de 1984

 

Hay que arrimar el alma

 

Para sentir ese escalofrío que recorre el cuerpo,

Para sentir que se va la vida en simple beso,

Para crear que se esta flotando, que se pisa el cielo,

Para pensar que se esta soñando, aunque estés despierto,

¡Hoy que arrimar el alma! Como se arrima leña al fuego,

Hay que arrimar el alma en cada abrazo en cada beso en los detalles mas pequeños, hay que arrimar el corazón,

¡Hay que arrimar el alma!

Como se arrima leña el fuego,

Hay que avivar la llama,

Hay que sentir en lo más hondo,

Para que afloré la belleza,


Hay que poner la vida entera,

              Para sentir   AMOR

 

Estoy escuchando el cassette nuevo de Emmanuel, que está ¡SUPER! Son como las 10 de la noche o no sé que horas y Arturo y mamá ya duermen.


Eduardo (CONALEP), me lo regaló el junto con unos chocolates. Resulta que vino el jueves, yo estaba en la esquina, hablando por teléfono y lo vi pasar en su coche, colgué el teléfono y vi como se estacionaba, entonces fui a dar la vuelta a la manzana para irme a casa de Marcela y esconderme, pero

 

-      Hola

-      Hola, ¿Qué haces aquí? ¿A dónde vas?

-      A Aurrera, ¿me acompañas?

-      Si, claro

¡Oh desgracia la mía! Chingaos

Me choca, tuve que hacer cara de buena gente, más bien de hipócrita y soportarlo hasta que se fue como a las 10 de la noche y lo peor, es que ahora no pude safarme como ya lo he hecho como cinco veces y mañana voy a salir con él, para quitármelo de encima otros tres meses por lo menos. Me va  a llevar a comer   ¡QUE ASCO!

Bueno… pero ayer, si me divertí, bueno, entre ayer y hoy, me la pasé muy bien, muy a gusto digamos.

Resulta que Eduardo (condo), me había dicho hace algunos días, que si me invitaba a bailar con amigos suyos de la escuela, que si iría, yo le dije que si, bueno pues ayer fue justo ese día.

El quería que yo fuera muy guapa y hasta me dijo como quería que me peinara, yo lo complací, porque sé que quería presumir que andaba o que conocía a puras niñas guapas y no me costaba nada hacerlo. Además de que quería picar a una exnovia y poner celosa a una amiga que le gusta.

Bueno, seguí sus instrucciones con gusto, claro que si hubiese sido otro niño, pretendiente o novio el que me hubiera dicho que me vistiera de tal o cual forma, lo mando al cuerno. Llegó por mí en un Mustang, sintiéndose la base por eso y después por mí. Estuvimos dando vueltas a la ciudad viendo si dejaban salir a otras niñas, gasolinera, eh fin. 

Total que después de muchos, sólo fuimos 4 chavos, más una niña muy simpática que es la que le gusta, llamado Libia, él y yo. No nos dejaban entrar a las discotecas, porque ellos no traían pareja y por milésima vez, se me ceba entrar a una; el caso es que acabamos cenando pizzas en Disco Pizza en Satélite.

Platicamos de todos los temas y Eduardo, comprobado que es un inmaduro, platicando que va a invitar a cenar a una niña, al mejor restaurante, el más caro y elegante de México, que va ir de traje y que en el mejor coche; en frente de la niña que le gusta y para acabarla de amolar dice:

-      No eres Libia ¿Qué así la tengo de seguro en la bolsa?

No podía creer lo que oía

“- Si piensa que la otra se va a enamorar de su coche, su dinero o su traje, ¡que poco se valora, es un inmaduro, ay Eduardo, no digas eso aquí”.

Lo pensé, pero es obvio que no dije más que ¡Hay Eduardo!

A la 13:30 llegué a mi casa. Mamá, dice que ese es mi problema, que me junto con niños o muy chicos (condo) o muy grandes, que piensan en casarse como Eduardo (CONALEP) que siempre me tocan así, los extremos, que tengo que conocer a alguien intermedio. ¡Y tiene razón!

 

Hoy me fui sin hacer nada de quehacer y mi mamá se enojó. Después del metro y un camión ¡ah! y caminar como loca, llegué a casa de Laura (CONALEP).

Martha no estaba y eso me dio tristeza, tenía ganas de verla. Estuvimos platicando de miles de cosas, pero más de su trabajo, dice que está horrible que Amalia es una mendiga con los alumnos y que estos están muy descontentos y que ella se siente muy mal. ¡Pinches! que sólo le dejan los problemas a ella y que no se dan cuenta de que México necesita gente preparada y ellos por poner maestros deficientes ¡Ah! Pero recomendados, están fregando a los pobres alumnos que están perdiendo tristemente su tiempo!

     ¡Pobre Laura! Si supiera cuanto la admiro, por lo que es y por lo que vale.

     De gentes como ella debería estar lleno el planeta. Sabe trabajar y es muy derecha, muy honrada, quizá la única de ese lugar.

Cuando llegué a mi casa, fui a visitar a Marcela y vi a Leonardo (el niño con el que estuve en aquella fiesta del 10 de noviembre en la colonia Roma) y nos invitó a una fiesta, pero no, ya era mucho estar afuera de mi casa hoy.

Entonces, cuando me acompañó a mi casa, quedamos de que mañana, me va, bueno, nos va a invitar a Marcela y a mí al cine, después de que regrese de ver al imbécil de Eduardo (CONALEP). ¡Quiero tener un amigo!

Lastima que él ande tras de mí, por que yo, no lo quiero para eso.

 

¡ME ESTOY DURMIENDO!

 

 

Domingo 18 de noviembre de 1984

 

5:00 p.m.

 

     El imbécil no vino   ¡Gracias a Dios!

 

Lunes 19 de noviembre de 1984

 

No hubo escuela hoy ya que mañana es el día del deporte y es obvio que mañana tampoco habrá. O sea puente.

Pues ayer, tampoco fui al cine, resulta que no había boletos y ese niño me cae peor cada vez.

Estoy viendo una comedia que jamás he visto, porque me choca, pero tengo que hacerlo porque resulta que estoy esperando a que acabe para escuchar el noticiero.

Resulta que sucedió en México la más grande desgracia de toda la historia de la ciudad. Hubo a las 5 de la madrugada 10 explosiones en el norte, la Basílica es ahora un hospital, hay mas de 270 muertos, 2000 heridos, 10,000 damnificados. Explotaba una por una, esferas gigantes de gas. Muchas personas murieron en sus propias casas, en sus camas, unas quedaron quemadas abrazando a sus niños o unos a otros, familias enteras murieron tratando de salir de sus casas y otras corrieron hasta ponerse a salvo. Es horrible. Es lo peor que he oído en mucho tiempo. Es que no lo puedes creer ¿En México? ¿En tu ciudad? ¿En este México en donde nunca pasa nada tan grave?

Todo el resto de la gente mandó comida, ropa y demás para todas esas personas. Se reunió tanto, que están ya resueltos los problemas por hoy de alimentos, ropa, biberones, andaderas, etc. No cabe duda que la gente de México es buena  y que como México solo hoy uno. Yo amo a mi país, por lo que es y por lo que vale su gente. Todos se unen cuando sucede algo así todos ayudan y todos dan lo mejor de ellos, más de 16 millones de personas unidas por sólo pensar o conmoverse por esto, y mañana no será un 20 de noviembre cualquiera, un día del deporte como todos, el desfile será mas breve, más triste y los deportistas llevarán un moño negro en el brazo. México esta de luto.